LECTURAS BONITAS PARA BODA RELIGIOSA CATÓLICA

En nuestra amplia trayectoria acompañando a parejas en el día más especial de sus vidas, hemos puesto música en sus ceremonias. Pero en una boda no todo es tocar. Nosotros también escuchamos con atención todo lo que se dice, y nos empapamos del ambiente de amor que se respira para inspirarnos.

En las bodas religiosas, uno de los momentos imprescindibles son las lecturas. Normalmente se suele leer un par de lecturas y un salmo responsorial, aunque esto puede variar en función de las preferencias de los contrayentes o del sacerdote que oficie la ceremonia.

El momento de las lecturas es especialmente emotivo porque los novios acostumbran a pedir a amigos o familiares que lean estos textos, por eso es importante que se elija bien.

 

Os dejamos aquí cuatro sugerencias :

1. SIEMPRE EMOCIONA: Lectura de la primera carta del apóstol San Pablo a los Corintios

Hermanos:
Ambicionad los carismas mejores. Y aún os voy a mostrar un camino excepcional.
Ya podría yo hablar las lenguas de los hombres y de los ángeles; si no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o unos platillos que aturden.
Ya podría tener el don de la profecía y conocer todos los secretos y todo el saber, podría tener fe como para mover montañas; si no tengo amor, de nada me sirve.
El amor es paciente, afable; no tiene envidia; no presume ni se engríe; no es mal educado ni egoísta; no se irrita; no lleva cuentas del mal; no se alegra de la injusticia, sino que goza con la verdad.
Disculpa sin límites, cree sin límites, espera sin límites, aguanta sin límites. El amor no pasa nunca.
Palabra de Dios.

 

2. UN ENFOQUE MÁS TRADICIONAL DEL MATRIMONIO: Lectura de la carta del apóstol San Pablo a los Efesios

Hermanos:
Vivid en el amor como Cristo nos amó y se entregó por nosotros a Dios.
Maridos, amad a vuestras mujeres como Cristo amó a su Iglesia.
Él se entregó a sí mismo por ella, para consagrarla, purificándola con el baño del agua y la palabra, y para colocarla ante sí gloriosa, la Iglesia, sin mancha ni arruga ni nada semejante, sino santa e inmaculada. Así deben también los maridos amar a sus mujeres, como cuerpos suyos que son.
Amar a su mujer es amarse a sí mismo. Pues nadie jamás ha odiado su propia carne, sino que le da alimento y calor, como Cristo hace con la Iglesia, porque somos miembros de su cuerpo.
“Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne”.
Es éste un gran misterio: y yo lo refiero a Cristo y a la Iglesia.
Palabra de Dios.

3. UNA ENTRAÑABLE: Lectura del libro de Tobías 8, 5-10 del Antiguo testamento

La noche de su boda, Tobías dijo  a Sara:

-Somos descendientes de un pueblo de santos, y no podemos unirnos como los paganos que no conocen a Dios. Se levantaron los dos y, juntos, se pusieron a orar con fervor.

Pidieron a Dios su protección.

Tobías dijo: -Señor, Dios de nuestros padres, que te bendigan el cielo y la tierra, el mar, las fuentes, los ríos y todas las criaturas que en ellos se encuentran. Tú hiciste a Adán del barro de la tierra y le diste a Eva como ayuda. Ahora, Señor, tú lo sabes: si yo me caso con esta hija de Israel, no es para satisfacer mis pasiones, sino solamente para fundar una familia en la que se bendiga tu nombre por siempre.

Y Sara, a su vez, dijo: – Ten compasión de nosotros, Señor, ten compasión. Que los dos juntos vivamos felices hasta nuestra vejez.

Palabra de Dios.

4. UNA MÁS ORIGINAL: Lectura del libro del Apocalipsis (Ap 19,1.5-9a)

Yo, Juan, oí en el cielo el griterío de una gran multitud que cantaba: “¡Aleluya! Es la hora de la salvación, de la gloria y del poder de nuestro Dios. ”
Después, del lugar del trono salió una voz que gritaba: “Alabad a nuestro Dios, todos sus siervos y los que le teméis, pequeños y grandes.”
A continuación sentí como el griterío de una gran multitud, parecido al sonido de un aguacero y el retumbar de truenos fortísimos, y decían: «¡Aleluya! El Señor, el Dios del universo, ya es rey. Alegrémonos en y celebramos esto, cantamos su gloria, que ha llegado la hora de las bodas del Cordero y su esposa se ha embellecido, y por un don de Dios, ha podido vestirse de lino finísimo, blanco y resplandeciente. Este lino finísimo son las buenas obras del pueblo santo. ”
Después el ángel me dijo: «Escribe: Dichosos los invitados al banquete de bodas del Cordero.”
Palabra de Dios.

 

¿Quereis más suegerencias? Aquí teneis un par de enlaces donde seguro que encontrareis la lectura perfecta para vuestra boda religiosa:

  • Página del Arquebisbat de Tarragona: Tiene lecturas clasificadas por Antiguo Testamento, Lecturas apostólicas y lecturas del Nuevo Testamento, así como Salmos responsoriales (En varios idiomas)
  • Catholic.net: En este artículo exponen un amplio listado de sugerencias de lecturas para bodas religiosas. No te quedes con las mismas lecturas de siempre!

2 comments

  1. Reply

    Buen articulo, y aunque en las ceremonias religiosas el sacerdote puede poner algunas condiciones siempre queda mucho mas bonito con una buena música de fondo mientras se hacen las lecturas. Las bodas civiles para esto dan un abanico mas amplio pero creo que las religiosas ganan mucho eligiendo tanto unas buenas lecturas como su acompañamiento

  2. Reply

    He leido vuestro articulo con mucha atecion y me ha parecido practico ademas de bien redactado. No dejeis de cuidar este blog es buena.
    Saludos

Deja un comentario

Your email address will not be published.